martes, 1 de abril de 2014

ALL YOU NEED IS DOG



















Le contó al médico de cabecera que, cuando llegaba el invierno, se deprimía bastante, y este le recomendó, sin mirarle a los ojos, que adoptara un perro. Meses después, otro paciente le vino con el mismo cuento. Estaba a punto de aconsejarle lo de siempre cuando vislumbró por el rabillo del ojo las patas sobre su escritorio y la lengua fuera. Apestaba a alcohol.


Incluido en la antología Otoño e invierno, publicada por Diversidad literaria.

8 comentarios:

  1. Una crítica muy inteligente, cargada del cinismo que se impone cuando se retrata la relación entre humanos y animales.
    Es un relato muy empático par ser alguien que no ha compartido su vida con un perrete.

    Abrazotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que los perros son reflejo de sus dueños, de manera que nada soluciona nada.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es un buen consejo que hay que dar mirando al interlocutor :)
    Un relato breve e interesante, del que se puede extraer una gran carga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no sé si todos necesitamos perro, pero sí perro que nos ladre.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jose, enhorabuena por esta nueva selección.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no gane, eso significa que voy por buen camino.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Es lo malo de las depresiones, que a veces resultan contagiosas. Algunos vicios también.
    Buen micro, Jose. Enhorabuena.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí se me contagian antes los vicios que las virtudes, no sé si te pasa a ti. Debe ser que no tengo de mártir ni siquiera la erre.

      Un abrazo.

      Eliminar

Entradas populares

Páginas vistas en total